nicolasgallo

Archive for 29 abril 2008|Monthly archive page

El gato y el ratón

In A mi no me gusta on abril 29, 2008 at 9:23 pm

Mario Eduardo Firmenich

En esta seccion de “A mi no me gusta” presentamos dos hombres impresentables para la historia Argentina. El primero de la foto es José López Rega, el segundo Mario Eduardo Firmenich. Ambos , los lame bolas de Juan Domingo Perón.

Tras 18 años de exilio en España, el presidente Juan Domingo Perón, construyo dos vías bien diferentes para lograr el retorno al país. En un frente alimento la lucha armada mediante el grupo Montoneros, liderado por Firmenich, con ideas de izquierda. Y por el otro, con lopez Rega, un fascista de la ultra derecha.

¿Como terminó la historia? Logrado su objetivo, Perón retorno al país con ideas derechistas, expulsando al grupo Montoneros de su línea política; quedando a su lado López de Rega, su mano derecha. A partir de aquí, comenzó una lucha despiadada entre ambos grupos.

Perón designa a Lopez Rega como presidente de la Triple AAA, para perseguir y aniquilar al grupo montoneros (maquina de sangre armada por Perón). Es decir el juego del gato y el ratón.

Es una novela que solo puede crear el Partido Justicialista; claro, que el final iba ser feliz, jamas el partido podrá gobernar con políticas de izquierda, aunque en todo sus discursos asi parezca y hasta haga entusiasmar a más de uno de sus fieles partidarios.

Actualmente Firmencih vive feliz en Barcelona, un aristócrata en el primer mundo. López de Rega en el cielo, haciéndole los mandados al teniente, mientras nosotros acá, barriendo la mugre que dejaron.

Que boludos!!!

Anuncios

NUEVA FORMAS DE AJUSTE PARA VIEJOS VICIOS:

In Argentina Reflexiva on abril 24, 2008 at 11:40 pm

Musica: Orishas, 300 Kilos (Abrir en otra pestaña)

Por Nicolás Gallo

Metiéndole la cola el diablo, el gobierno fantasea sobre dos realidades diferentes. Pero cuando se habla de gobierno, se toma la política toda. Tanto a opositores como oficialistas, que están sometidos a la corruptela nacional.

Los argentinos no podemos entender que vuelvan a estar los mismos personajes de siempre saboteando el queso. Y aquí también entran: el mercado externo y la burguesía nacional, dos grandes golosos de este plato. Son los que pueden poner en “jaque” cualquier gobierno de turno.

Con este nuevo mandato presidencial, el segundo kirchnerista, vemos como vuelven a utilizarse políticas de concentración y saqueo, viejos vicios de la política argentina.

Hasta el 2004, vimos como viejas recetas Keynesianas, resultaron efectivas para salir de la peor crisis de la historia. Con grandes inyecciones al mercado interno. Hoy en el 2008, estabilizado el pais, vuelven las políticas de ajuste hacia el trabajador, para financiar un barril sin fondo de subsidios, que se reparten entre políticos y empresarios.

Argentina comienza a sufrir las consecuencias mas graves desde que privatizó los recursos petrolíferos y mineros (oro, plata). Las petroleras extranjeras han vaciado nuestros pozos, sin descubrir un solo nuevo, en complicidad de presidentes de turno, diputados, senadores, gobernadores, gremialistas, de izquierda, de derecha. Y en contra de la constitución.

En poco tiempo dejaremos de se país exportable de crudo y deberemos importar un petróleo a pecios irrisorios y cuyo dueño es Inglaterra y Estados Unidos, los mismos que vaciaron nuestros pozos.

Hay datos que asustan cuando se habla de crecimiento. El índice del 8% al que crece el país representa solo a sectores, como: la industria automotriz, la construcción y el agro. Nunca se mencionan datos en términos sociales. En esto, es precisamente, donde el país continúa en una situación crítica.

En materia social, el gobierno esta ausente. La las relaciones sociales se encuentra desbastada. Existe un grado de violencia –robos, secuestros, agresión-, sin precedentes en la sociedad. Aquí hoy, te matan por un par de zapatillas. Es gente con hambre, sumiso en la pobreza, que ya no esperan promesa de nadie.

Estamos frente a un grave problema que refleja las terribles secuelas que dejo en la sociedad la crisis 2001. “Los hijos de la crisis” son los más perjudicados en esto. Adolescentes que se criaron en un nucleo familiar excluido del sistema por mas de 25 años, dentro de un plan sistemático de saqueo, ajuste y concetración que comenzó con el golpe del 79´, que sea acentuó en los 90´ y que continua hasta la fecha. Argentina no tiene un proyecto de país independiente, continuamos sometidos a las políticas coloniales de las potencias mundiales, en complicidad de nuestros dirigentes.

El gobierno de Kirchner supo apropiarse de una lingüística socialista. las palabras ajuste y recorte ya no se pudieron mensionar luego de la crisis, que tanto resonaban el los años 90`.

En vez de recortes directos en los salarios y suba de impuestos, para mantener el aparato burocrático y financiar las empresas extranjeras con millonarios subsidios. El actual gobierno utiliza nuevas herramienta de concentración y ajuste, como lo son: la inflación, una moneda devaluada y las retensiones, que cumplen con la misa funsión y que golpea fuerte a los sectores mas endebles de la sociedad.

Seguiremos esperando un verdadero cambio generacional, de innovación y seriedad política. Donde gobernar resulte una satisfacción personal, donde el manejo de poder solo sirva para fortalecer la prosperidad del país.

Salto la Cacerola

In Argentina Reflexiva on abril 4, 2008 at 2:20 am

Por Nicolás Gallo

Casi como un anhelo de resignación me preguntaba en el post Argentina ante la crisis mundial de mercado , si en el país volvería a producir los cacerolazos de los años 2001. Finalmente sucedió, obviamente que en circunstancias económicas bien diferentes a lo que fue la gran crisis del país que puso fin al modelo financiero neoliberal de los años 90´.

En el mismo post sostenía que hay dos datos que preocupan y muestran el termostato de una sociedad: la inflación y la corrupción. Teniendo en cuenta que dicha nota fue escrita el 1 de septiembre del 2007 y que el actual gobierno no puedo revertir dichos temas, estallo lo que finalmente sucedió el pasado 25 de marzo, donde miles de personas salieron a las calles a manifestarse en apoyo a la lucha del campo contra las medidas de retención impuestas por el gobierno -que ascendieron a un 44%- y que llevo al agro a un paro histórico de 21 días, provocando un desabastecimiento alimenticio total en las urbes.

Los medios intentaron mostrar que el cacerolazo era de gente que pertenecía al campo y que la lucha era una sola. Pero mas allá de esto, la gente que volvió a salir con sus cacerolas a las calles, lo hizo mas bien para mostrar el fastidio de una larga lista de mentiras con las que actúa este gobierno. A saber: los índices fraudulentos del INDEC, el caso de las valijas de Antonini Wilson, los bajos y precarios salarios, el caso de la ex ministra de economía Feliza Michelli, Casos Southern Winds, Skanska, inseguridad, pobreza e indigencia, falta de acceso al crédito, alquileres impagable, sospecha de fraude electoral. Problemas, que lejos de encontrar una solución, el gobierno sigue barriendo bajo la alfombra.

Las retenciones le sirven al gobierno como mecanismo de regulación y control de la vida socio-económica, en favor y del correcto funcionamiento a los nuevos grupos de poder que se alinean y se alimentan de este gobierno. En este mecanismo se centra y se hace elocuente la lucha de poder existente entre las nuevas fracciones y relaciones de poder en Argentina.

El modelo agro- financiero que componen los grupos sojeros externos, a los cuales el gobierno sostiene-mediante una moneda devaluada, “para sostener una economía redistributiva hacia los que menos” tienen, parece agotado. Hasta la fecha todo lo recaudado mediante retenciones se ha utilizado para pagar deuda externa e incrementar la caja del Banco Central. Por ahora, nunca se utilizo con fines asistencialista.

Los millones de subsidios que el estado recauda mediante retenciones; es una caja que solo manejan los altos mandos del gobierno, grupos sojeros- nuevos intereses externos-, petroleros y la industria del transporte. Son las nuevas relaciones de poder dentro de la nación Argentina.

El pueblo, sin embargo, sigue viendo como se enriquecen estos grupos que recaudan y llenan sus bolsillos en dólares, mientras que el grueso de la población continua ganando en una moneda excesivamente devaluada, con un salario real que no excede los 400 dólares mensuales, lo mismo que en los años 90.

Decir que insostenidamente crece la inflación es igual a decir que cae la capacidad adquisitiva del salario entre los sectores mas endebles de la sociedad. Cada día son más los que caen bajo la línea de la pobreza, en la miseria. Aquí no importa que orden político riga en el país. Cuando la gente se enfrenta a escaseces y privaciones severas en el plano de las necesidades primarias. Gran parte del problema comienza nuevamente a radicarse aquí.

Un pais dividido en dos, no entre gorilaz o populares, mas bien entre los que ganan en dolares y los que ponen el sudor en la fuerza de trabajo, que cobran en pesos devaluados.