nicolasgallo

Valijas Voladoras: Por Joaquin Morales Sola

In Argentina Reflexiva on agosto 11, 2007 at 12:46 am
El análisis de la noticia
Una relación anormal y peligrosa

http://www.lanacion.com.ar/politica/nota.asp?nota_id=933287
 
 
¿Por qué extraña razón se trasladó a Venezuela una delegación de funcionarios argentinos si era Chávez el que viajaba a Buenos Aires y no Kirchner a Caracas? ¿Qué debía prepararse con tanto misterio? Primeras y elementales preguntas.

Cuando cualquier otro presidente visita la Argentina, hay, en efecto, una comitiva adelantada, pero representa al país del mandatario visitante y no del visitado. Sin embargo, las cosas siempre son anormales en la relación con Chávez. Los diplomáticos profesionales no existen en ese trato.

El virtual canciller con Venezuela ha sido siempre el ministro de Planificación, Julio De Vido, que luchó hasta el cansancio para nombrar precisamente al renunciado Claudio Uberti como embajador en Caracas. Al final se impuso el pedido del propio Chávez, que respaldó la designación de la actual embajadora, Alicia Castro.

¿Por qué Enarsa contrató un avión privado para llevar a Caracas a dos funcionarios de segunda línea, aunque importantes operadores políticos y económicos de la administración? Roza la frivolidad el argumento de que no existen frecuentes vuelos directos entre Buenos Aires y Caracas.

Hay infinidad de combinaciones posibles en vuelos regulares para llegar rápidamente al país de Chávez. Enarsa no ha hecho grandes negocios aún como para que sus ejecutivos se den semejantes lujos. Esos funcionarios pertenecen, además, a un país cuyos ciudadanos deben sufrir suplicios como torturas para tomar vuelos comunes.

El contraste es patético entre la vida de los que están en el poder y los que están lejos de él. ¿Por qué se consideró en el acto que se trataba sólo de una infracción aduanera cuando estaba en juego semejante cantidad de dinero en efectivo? En todo caso, ésa debió ser la conclusión de una investigación judicial y no la resolución final de las autoridades políticas. La Justicia intervino luego de que la prensa difundiera la noticia, que tardó en ser confirmada por el Gobierno, de que había ingresado en el país ese botín.

Todo el trámite fue muy lerdo, como si respondiera a un gobierno que no sabía qué hacer ante una novedad brutal e inesperada.¿Y si el dueño de la valija era un traficante de drogas? En tal caso, habría podido salir del aeropuerto, hospedarse en un hotel y abandonar la Argentina sin ningún problema. La Justicia comenzó a actuar, remolona y tardía, cuando ya el portador de la valija y de su incógnita, Guido Antonini Wilson, estaba fuera de su alcance.

La versión oficial de que todo se demoró para no molestar a Chávez, que se encontraba en Buenos Aires, indica que con el caudillo venezolano las cosas se hacen siempre al revés.

Si el gobierno argentino no sabía nada, como proclamó hasta el cansancio, debió, por el contrario, protestar seriamente ante el presidente venezolano; funcionarios suyos habían introducido, de acuerdo con la hipótesis oficial, a una persona desconocida, dispuesta a cometer un delito, en un avión argentino en misión oficial.

Pero, ¿es posible aceptar fácilmente la versión de que nadie conociera a uno de los pasajeros, justo el que portaba los ladrillos de dólares, en un avión con sólo ocho personas a bordo? “Falso de toda falsedad”, dijo coloridamente Chávez cuando se lo interrogó sobre si su gobierno era responsable de ese tráfico de divisas. “No sabíamos quién era” el dueño de la famosa valija, agregó el gobierno argentino mediante un apurado comunicado de Enarsa.

¿Siete personas no sabían quién era la octava, la que precisamente deambulaba con casi 800 mil dólares? Chávez y Kirchner se ufanan de controlar hasta el movimiento de las hojas en sus respectivos países, salvo cuando las cosas se ponen difíciles o cuando son sospechosas. Debe ser plata fácil.

De otra manera, no se explicaría que la haya dejado abandonada cómodamente quien la portaba. Ni peleó en la justicia argentina por la honradez de ese dinero ni reclamó, al menos, los 400 mil dólares que le correspondían una vez descontada la multa. Algunas cosas deben subrayarse.

Una de ellas es la teoría que cultiva muchas conspiraciones. De hecho, el propio Chávez culpó de entrada al “imperialismo” (se supone que a Washington) de las versiones que luego se confirmaron.

Conspiraciones

Pudo haber conspiraciones internas más que externas -cómo no-, pero la primera pregunta no se refiere a quién conspiró para que se supiera que hubo en el aeropuerto un inexplicable trasiego de dólares en una valija con custodia oficial. El primer interrogante es muy sencillo: ¿qué hacía esa valija en ese avión y a quién estaba destinada? La Justicia difícilmente le podrá hacer ahora esas preguntas a Antonini Wilson porque éste terminó beneficiado por la política oficial de no incomodar a Chávez.

Las conspiraciones políticas están siempre a la vuelta de la esquina, pero el problema se torna grave cuando el hecho en sí mismo es más importante que cualquier confabulación. La ex ministra Felisa Miceli también deslizó en su momento que había sido víctima de una conspiración. Es probable. Pero, ¿qué hacía en el baño de su despacho una bolsa con pesos y dólares de inexplicable origen?

Los escándalos explotan en el despacho de De Vido. La respuesta no es una novedad: él no habla con los funcionarios que caen en desgracia, dicen a su lado.

El primer escándalo que lo salpicó cerca fue el de Southern Winds, que comprometía seriamente al secretario de Transporte, Ricardo Jaime, promotor de una infinidad de subsidios a los dueños de la ex empresa aérea. Jaime depende del Ministerio de Planificación.

De Vido hizo trascender entonces que ellos estaban hasta distanciados. Lo mismo sucedió cuando la Justicia les pisó los talones al ex presidente del Enargas Fulvio Madaro y al ex interventor de Nación Fideicomisos Néstor Ulloa, ambos involucrados en el caso Skanska. De Vido pasa con increíble rapidez de ser un “superministro” a ser un simple “soldado” de Kirchner.

Al fin y al cabo, nadie sabe qué es peor: si De Vido conoce o si no conoce las correrías de los funcionarios bajo su dependencia. Sea como fuere, sobresale otra extrañeza: los que van cayendo, uno a uno, son los interventores de los organismos reguladores de los servicios públicos. Madaro era el titular del ente que regula el gas; Uberti lo era del que regula las autopistas.

Muchos antes, mediante fideicomisos y subsidios directos, indirectos o cruzados, el Gobierno se había hecho cargo de gran parte de los recursos de los servicios públicos. El sistema parece hecho para que sucedan cosas de pasmo en un mundo que ya nadie puede evaluar en sus dimensiones exactas.

En medio de todo, la desmañada relación con Chávez. Ya era grave que un país dependiera de otro para pagar sus deudas o para conseguir la indispensable energía que necesita. Más grave aún es que a eso se le sumen las misteriosas mudanzas, entre dos empresas estatales y petroleras, de dinero aparentemente ilegal.

Por Joaquín Morales Solá
Para LA NACION

Anuncios
  1. Joaquin: Soy periodista y soy de Córdoba. Estas dos cualidades existenciales no son las razones que me obligan a despreciar y no soportar tu comentario sobre la situacion de mi provincia, en tu programa por tn , pero por lo menos suficientes para formar criterio sobre lo que tu vista gorda observó anoche.
    “Los cordobeses no tienen confianza en las instituciones y recurren a desconfiar de la justicia comunmente en relación a su dependencia” fueron tus palabras. La desconfianza de los cordobeses en sistema de contralor e independencia de los poderes en Córdoba tiene una historia que seguramente ud. no conoce. El Gobernador Jose Manuel De la Sota, al nombrar al fiscal general Vezaro para continuar la investigación por la muerte de Nora Dalmaso, ahoga la ley y la convierte en idea que pierde peso frente a la suya de control y conveniencia. Es obvio que De la Sota prefirió dar un rumbo a su manera en la causa relegando y colocando fiscales generales a su gusto (que intrommisión mas pública y evidente en el poder judicial). Ante esto… cómo no esperar una intromisión tambien en este caso en los tribuinales electorales.
    Tus conocimientos sobre el proceso electoral y otros saberes que justifican mi lectura de tus espacios no contemplaron un dato en una opinion publicada en la nación recientemente. Un periodista de tu trayectoria no puede decir que las dudas de fraude de Juez sobre el proceso eleccionario son infudadas por que era imposible que los fiscales de mesa de los partidos no controlaran la situación. También dudaste sobre las demandas de Juez, ya que es dudoso el engaño en ojos de los presidentes de mesa. JOAQUIN: “el itinerario que recorren las urnas trasciende las escuelas donde se vota”. Efectivos llevan las urnas hacia el correo, desde donde se trasladan las actas hacia tribunales electorales, lugar donde se registran los datos en computadoras que tabulan los resultados provisorios”. Ese proceso es el que obviaste Joaquín.
    No soy simpatizante de Luis Juez, me parece que la exultante forma de actuar (si bien no considero un acto de cuarteto cordobes) es apolítica, tampoco de Juan Schiaretti, creo que las instituciones están fuertemente erosionadas, y las causas de ese deterioro no pertenecen a la desconfianza social en ellas. Es una crisis estructural que viene del dudoso comportamiento publico de funcionarios nacionales del justicialismo hace años. Es una crisis que tiene lugar en un país, donde el presidente puede subirse a un palco y dirigirse como más le plasca a los jueces de la Suprema Corte, casualmente en Córdoba, en el acto de la Perla.
    Simplemete es una mirada local sobre la situación en mi provincia… dudo que llegues a contestar estos textos, la industria de la información en las capitales olvida a veces la calidad de las expresiones interinas que las pone entre paréntesis…
    con atención me despido..
    Paulo Aniceto. Periodista Profesional

    Córdoba

    Paulo:

    Yo no soy Joaquín Morales Sola, soy Nicolás Gallo, autor de este Blog. Igualmente es muy importante escuchar tu voz desde Córdoba y estoy de acuerdo en todo lo que aportas. Lamentablemente en este país, sea cual fuese la provincia, los casos de corrupción y las fallas graves de las instituciones es un problema que parece no tener fin. Es decepcionante todo lo que sigue ocurriendo: los casos del INDEC y las muertes por hambre en el chaco y en todas las áreas geográficas que, por obvias razones, no se dan a luz. Esta bueno que nos vallamos informando mutuamente lo que pasa en todos los lugares del país, y el blog es el medio mas optimo para hacer estos tipos de reclamos.
    Saludos Cordiales
    Nicolás Gallo

  2. Nicolás: Disculpas por la cunfusión. Es probable que mi atorada bronca se haya desaforado. Estoy de acuerdo con no paralizarnos frente a lo que nos intenta paralizar. Soy de los que piensa en las bondades de la política antes que en sus tempestades, me alegra haber recibido una respuesta tuya.. Este mal entendido estoy seguro ya nos puso en contacto para intercambiar nuestras realidades y unir conciencias.

    Con la seguridad de que se dará así, me despido con atención.

    Paulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: