nicolasgallo

ARGENTINA: EL FUTURO EN NUESTRAS MANOS

In Trabajos Publicados on julio 12, 2007 at 8:01 pm

Por Nicolás Gallo

ARGENTINA: EL FUTURO EN NUESTRAS MANOS

Llegó diciembre, ha pasado un nuevo año, tal vez, uno de los más intensos y difíciles de los últimos tiempos para Argentina. No sólo en cifras se ve la desbastada Nación, lo más importante, lo económico, que ya no es una novedad para los ciudadanos, ahora se ve reflejado en la sociedad.
Un caso pragmático se sucedió a lo largo de todo el año: mientras el oficialismo, con noticias alentadoras, anunciaba el fin de la recensión, los medios de TV se regocijaban mostrando los cuerpitos desnutridos del norte argentino. ¿Cómo se explica semejante contradicción? Fácil, un poder que gobierna sin el consentimiento del pueblo y pujas internas, hacen un cóctel tan explosivo que solo una clase dirigencial (Toda) puede mantener sin explotar.
No es ninguna novedad que los niños se mueren de hambre en éste País. Desde hace ya cinco años las cifras muestran que en Argentina mueren nueve chicos por día por esta causa. Y es aquí, donde entra en juego la interna política, reflejada en los medios de televisión.
El no consenso de un gobierno puede llevar a dar noticias tan alentadoras como “superávit”, “fin del corralito”, “descenso del desempleo”. ¿Pero acaso esas noticias deberían ser alentadoras? Un superávit logrado gracias a una inflación de un %70. En una economía en donde los sueldos se mantienen estancados, aumentan los precios, cae el consumo, la cuenta da un “superávit”. Es solo obra y magia del gobierno de turno, gracias a una devaluación que privilegia a unos pocos y se olvida de la gran mayoría: “el pueblo”.
¿Vendrán tiempos mejores? Es necesaria una participación activa de cualquier tipo de manifestación social, cultural que movilice y transmita de forma independiente un mensaje de libertad y defensa de nuestros derechos.
Decir basta, es más difícil que decir “que se vallan todos”; para qué, con energía, con ideas, la casta política que nos viene gobernando en las últimas décadas esté atenta a la nueva organización social, para que den solución a los problemas sociales inmediatos y no a recetas mágicas para salir de la crisis.
Los argentinos debemos entender que la solidaridad y el respeto por el otro es el único camino posible que tenemos, como sociedad, para defendernos de la inacción, las mentiras, las burlas y desatino de nuestros gobernantes. Como así también, darnos cuenta que la totalidad no pasa por las fechas de las elecciones y nuestro egoísmo personal. Tener una madurez al votar, no a clemente ni con mortadela, sino realizar una extenso análisis, pensando en el prójimo y en sigo mismo, a la hora de poner el sobre.
Es indispensable que el próximo elegido, sea quien fuese, haga valer los derechos principales e imprescindibles que tiene cualquier ciudadano que habita el suelo argentino: salud, justicia, educación y trabajo. Más allá de pretender pertenecer a los países del primer mundo o financiar la vida en créditos.
Y por último, que todos participemos de un nuevo cambio, poniendo nuestras fuerzas para no resignarnos a un destino de mediocresidad y comencemos a exigir algo de lo que nos corresponde, que es ni más ni menos, el derecho digno a la vida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: